Capítulo XII

por Pablo

Hola, hola, soy Blo Conval el payaso en sustitución de Pablo que hoy no ha venido a trabajar. Se le da por muerto o de exámenes.

Esté dónde esté, me ha dejado el muerto de actualizar su blog, “con comentarios graciosos y enlaces chachipirulis para contentar a los seguidores”. Se cree que esto es twitter o algo.

Antes de contar cómo le han ido las vacaciones, os hago un repaso de los últimos días de su estancia en Lille. Estuvo organizando su marcha de la cutresidencia Fives (nota para aquellos que han llegado a este blog de cara a un futuro erasmus en Lille: ni se os ocurra cogerla; es sucia, cara, alejada de cualquier sitio y te tratan como una de las pelusas de polvo que por allí pululan) Con ayuda de Pedro, Juanma y Jose y con la inestimable colaboración de Carol al dejarme su habitación para dejar todos los bártulos, se mudó con gran esfuerzo. Fue una tarea titánica, puesto que, según me dijo, iban a pulso, con las cajas por el metro y el autobús. La estupidez que da la juventud, supongo.

Según me dijo, las Navidades fueron muy vívidas y muy vividas. Ha estado casi un mes en España (el mameluco se fue el 16 de diciembre y ha vuelto el 11 de enero, ¡del año siguiente!) cumpliendo con lo que manda la tradición turronera hispánica. El tiempo se le ha ido entre muchas cosas: tuvo una fiesta de rentrée en la huerta, con (cerca de) 23 pizzas caseras en forno di pietra a legna; celebró nochebuena ( con Mejor Manolo y un fular en tonos tierra) nochevieja (pelándose de frío por ahí mientras desaparecía el compango; aunque el karma siempre responde y recuperó con creces lo perdido) y Reyes (lacre, recetario para pobres, calcetines y un cuaderno para escribir [proyecto en trámite]);  cumplió años con Paloma y, por supuesto, estudió como un finés.

Ha ido a todos los sitios que se propuso ir, lo típico que echas de menos y te propones acudir para sentir que estás otra vez en casa: la Bernarda, el Roalico, el café del muerto, Al Rojo Vivo o incluso Revólver, entre otros. Todo tan murciano que creo que incluso volvió a decir acho, pero poco.

Pero, como dicen, lo bueno se acaba. Las despedidas como siempre, fueron bajo un mar de lágrimas, abrazos y besos. Todo muy normal. El día 11 se partió con 20 grados en Murcia y llegó de esta guisa al aeropuerto de Charleroi

Nievee

Pasó la noche en la habitación de Yisus, y a la mañana siguiente, después de perder el tiempo yendo a alquilar una fragoneta que no le dejaron, decidió que la mejor forma de mudarse a su nuevo hogar era esta:

Cual gitano rumano

La casa, ya irá mostrándola peu à peu es muy grande. Son 5 collocataires distribuidos en 3 plantas, más un salón, una cocina y un jardincillo que ahora no sirve para nada porque está todo nevado, pero ya veréis que buen uso le da en cuanto salga el lorenzo.

Los compañeros son muy majos. Muy muy majos. Hay 3 franceses (Olivier, Paul y Anaïs) y una italiana que acaba de llegar (Frederica). Le va a venir bien el vivir aquí hablando toooodo el tiempo en francés. Su habitación es una buhardilla. Probablemente a este paso vuelva con jersey a rayas, baguette y boina.

Me despido de vosotros, que tengo que echarle una mano al torpecico este con sus exámenes (por cierto, todos orales, el probe). Ojalá vuelva a dejarme escribir prOnto.

Mi caaasaÀ bientôt!

Anuncios